the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Carlos Del Río

04 / 08 / 2017
Reviews animada
Calificación Cine PREMIERE: 1
Califica esta película
Calificación usuarios: 3.4
Califica esta película:

Emoji: La película

Una película animada con pocos elementos rescatables y una idea que otras cintas han ejecutado infinitamente mejor.

Si las emociones tienen emociones (Intensa-Mente, 2015), pues los emojis también. Ese parecería ser el planteamiento de la más reciente película de Sony Pictures Animation –los estudios responsables de Hotel Transilvania y Lluvia de hamburguesas que ahora nos ofrecen Emoji, la película.

Dentro de cada teléfono inteligente –en Textópolis– viven los emojis, cuyo único propósito existencial es el de ser elegido por su usuario.

Cada emoji está predestinado a cumplir una sola función, consistente en expresar un solo sentimiento. Independientemente de su estado de ánimo, la sonrisa, llanto, tristeza, enojo o decepción, no pueden alterar su semblante... A excepción del emoji Meh, quien por una falla del sistema no contiene la que debiese ser una perpetua cara de indiferencia y que por el contrario, es capaz de manifestar cualquier gesto o ademán.

Cual Ralph, el demoledor (2012), Meh escapará y explorará otros juegos y aplicaciones (sendos anuncios de Facebook, YouTube, Candy Crush, Just Dance, DropBox y más). En paralelo, en lo que es la subtrama más absurda y frágil de la película, el adolescente usuario tratará de resolver su situación amorosa... ¡enviando el emoji correcto!

En español latino la película está tan "tropicalizada" que el emoji Popó (cuya voz original es del británico Patrick Stewart) cuenta con acento argentino (Darío Barassi); el Papá Meh habla como tabasqueño; mientras que el resto de los personajes se la pasan diciendo frases en doble sentido, que sonrojarían al elenco de las películas de huevos. Bueno, no tanto. Pero se llevarían bien entre ellos

¿Habrá algo rescatable? Pues algunas bromas o viñetas con oportunos –aunque nada novedosos– comentarios sobre las redes sociales, las aplicaciones y la tecnología. Ya sea que Facebook se presente como un espacio para la vanidad o las letras como olvidados vejestorios... Aunque también responde a escatológicas preguntas que nadie formuló, ni quería formular: ¿Los emojis popó se lavan las manos después de iral baño? ¿Ustedes qué creen?

Para los que todavía gustamos del lenguaje escrito, el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (ese que viene en dos volúmenes que se llaman "libros") nos dice que un emoticono (así se escribe en nuestro idioma) es la "representación de una expresión facial que se utiliza en mensajes electrónicos para aludir al estado de ánimo del remitente." El vocablo viene del inglés "emoticon" y este a su vez de la mezcla entre emotion (emoción) con "icon" (icono o ícono).

Aunque el mismo diccionario no integra la palabra japonesa "emoji" (imagen más letra), podemos decir que su traducción más cercana sería ideograma. En la práctica los usamos por igual, pese a que técnicamente no son lo mismo.

¿Notan alguna diferencia? Nosotros tampoco. Ni la habrá si ven o no esta poco original y simplona animación. Salvo la irreparable pérdida del tiempo invertido.

¿No estás de acuerdo con esta crítica? Escribe la tuya y dile al mundo lo que opinas de esta película. Escribir Crítica Ver críticas de usuarios
  • Título original: The Emoji Movie
  • Año: 2017
  • Director: Tony Leondis (Igor)
  • Voces en inglés: T.J. Miller, James Corden, Anna Faris, Patrick Stewart
  • Fecha de estreno: 3 de agosto de 2017
VER TRAILER MÁS GRANDE
Si te interesó esta película, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Ralph, el demoledor (Rich Moore, 2012)
  • La gran aventura LEGO (Phil Lord, Christopher Miller, 2014)
  • Intensa-Mente (Pete Docter & Ronnie Del Carmen, 2015)

Carlos Del Río

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Ver más artículos de Carlos Del Río

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER